Estas aquí
Inicio > Lo último > Gobierno y sindicatos inclinan la balanza para alza de 15% al mínimo

Gobierno y sindicatos inclinan la balanza para alza de 15% al mínimo

En un hecho inédito, los representantes patronales votaron en contra de la propuesta del gobierno; empresarios advierten que 700,000 empresas corren el riesgo de desaparecer debido a la medida.

María Del Pilar Martínez

Con una votación dividida, el Consejo de Representantes de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Consami) acordó incrementar 15% el salario mínimo general a 141.70 pesos diarios en el 2021, mismo porcentaje que se aplicará para el salario profesional y para la Zona Libre de la Frontera Norte.

Luego de dos horas de discusión, el sector patronal -con 11 representantes- emitió un voto, por primera vez en la historia desde que existe la Conasami, “razonado en contra” a la propuesta presentada y por la que votaron a favor el sector obrero y la representación gubernamental, con el voto del presidente del organismo, Luis Munguía.

El incremento salarial, mismo que sigue la política de recuperación que se planteó con la actual administración, se conforma con un porcentaje de 6% directo, más 10.46 pesos como parte de la figura del Monto Independiente de Recuperación (MIR) para pasar de 123.22 pesos diarios a 141.70 pesos diarios que deberán otorgarse a partir del primero de enero de 2021.

Con respecto al incremento a aplicarse en la Zona Libre de la Frontera Norte, que causó la mayor discusión entre los sectores, se acordó fijar el mismo aumento de 6% directo al salario e integrar el MIR con un monto de 15.75 pesos, para ubicar el salario en 213.19 pesos diarios.

En entrevista José Luis Carazo, representante y vocero del sector obrero, comentó que “es la primera vez históricamente, desde la creación de la Conasami, que el voto del gobierno y de los trabajadores está alineado. Siempre se nos había mayoriteado, y el sector obrero a pesar de ello, emitía un voto razonado a favor, siempre pensando en el bien de México, del empleo y de la formalidad; hecho que no ocurrió en esta ocasión con los patrones”.

Reconoció que existe una situación complicada por el impacto que ha traído la pandemia en el país y en el mundo, “pero también estamos conscientes de que tenemos uno de los salarios más bajos del mundo, y estamos conscientes de que eso no puede seguir caminando sin que mejoren las condiciones de vida de los trabajadores y que, por otro lado, esto fortalece el mercado interno del país”.

Alarma en empresariado

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) expresó su “preocupación” ya que el aumento de 15% “repercutirá negativamente en las variables económicas, al provocar un efecto inflacionario, además de fomentar la informalidad”.

El organismo privado que preside Carlos Salazar Lomelín sostuvo que los empresarios están dispuestos a un incremento que sea “razonable y esté en línea con la realidad económica del país”. No obstante, un incremento como el que se aprobó “no sólo complicaría la generación de nuevos empleos, sino que pondría en riesgo incluso la preservación de los empleos actuales”.

El CCE reiteró, bajo las condiciones actuales, el incremento salarial debería ser de 10% y no de 15%, como lo determinó el gobierno federal y el sector obrero respaldó, puesto que “un incremento del 15% perjudicaría fuertemente a las micro y pequeñas empresas, haciendo inviable la sobrevivencia de muchas de ellas”.

Cabe señalar que este año también se incluyó, por primera vez, el salario mínimo para los jornaleros agrícolas y para las trabajadoras del hogar; medida en la que tampoco estuvo de acuerdo el sector patronal.

Así, las trabajadoras del hogar tienen un incremento de 25% respecto al salario mínimo vigente, llegando a los 154.03 pesos; y jornaleros agrícolas reciben un incremento de 30% respecto al salario mínimo vigente, alcanzando el monto de 160.19 pesos. (Con información de Lilia González)

pilar.martinez@eleconomista.mx

Con información de: El Economista

Deja un comentario

 
Top