Estas aquí
Inicio > Internacional > “¿No te habían llamado?”

“¿No te habían llamado?”

José, de 90 años, llevaba casi seis ingresado en la residencia pública Doctor González Bueno, la más grande de Madrid. Se trata de un macrocentro con capacidad para 617 internos gestionado por el Gobierno regional. La familia de José tuvo prohibido visitarle desde el 9 de marzo, el día que el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso ordenó el confinamiento de todos los hogares de ancianos. El sábado pasado, el hombre comenzó a sentirse mal y avisó a sus hijos. El domingo, ante la insistencia de una de sus compañeras de habitación, el personal bajó a José a la enfermería. Los médicos interpretaron que estaba contagiado por el virus y lo enviaron a la segunda planta, donde quedó aislado en una zona restringida.

Entonces la familia comenzó a llamarlo a su teléfono móvil con insistencia. El hombre dejó de responder. Su situación había empeorado. La residencia, desbordada por la situación, no facilitaba información. La nieta de José telefoneó al centro el miércoles 25 de marzo. Quería saber cuál era la situación de su abuelo. La trabajadora social, después de consultar una base de datos, le dio la noticia. “Lo último que te puedo decir, y siento darte esta mala noticia, pero creo que ha fallecido, eh. Lo tengo aquí anotado. ¿No os habían comunicado el fallecimiento?”, tal y como se escucha en el audio al que ha tenido acceso EL PAÍS.

A continuación, la transcripción íntegra de esa conversación telefónica:

Trabajadora social: Hola, buenos días.

Nieta: Hola, llamaba para consultar qué tal está mi abuelo, que está ingresado en la segunda planta.

TS: ¿En qué galería?

N: No lo sé, es José (apellido).

TS: ¿Cómo? ¿José qué?

N: (Apellido).

TS: (Apellido)

N: Sí.

TS: José… (mientras teclea en un ordenador). Un momentito, que voy a ver hasta dónde te puedo leer.

N: Gracias.

Silencio.

TS: Un momentito, que voy a terminar una cosita que estaba haciendo… Que si no se me va.

N: Vale. Sí, sí.

TS: Ehhh, uuuuffffff.

Silencio.

TS: Un segundito, ya estoy contigo. (Apellido)… Buscar… Vale. Pues… sí. A ver, sabéis que ha estado en aislamiento…

N: Sí…

TS: Ayer estuve hablando con algún familiar porque recuerdo, con ella.

N: Ayer llamé yo también.

Silencio.

TS: A ver un momentito… Ehhh… Lo último que te puedo decir, y siento darte esta mala noticia, pero creo que ha fallecido, eh. Lo tengo aquí anotado. ¿No os habían comunicado el fallecimiento?

N: No, claro que no.

TS: Pues, es que es el último apunte que tengo. Lo voy a contrastar porque a mí no ha llegado comunicación, pero lamento mucho darte esta noticia. Pero vamos, volverán a contactar. ¿De acuerdo?

N: Vale.

TS: Venga, hasta lueguito. Un saludo.

Protocolo para tratar a mayores

Las residencias de mayores están siendo uno de los principales focos de fallecidos desde que comenzó esta crisis sanitaria, que está poniendo los recursos sanitarios al límite. Hace justo un mes se registraba el primer caso de un enfermo de Covid-19 en la Comunidad de Madrid. Hasta este jueves hay registrados 17.166 casos confirmados y 1.221 pacientes en las unidades de críticos. Más de 2.000 personas en la región han fallecido con el nuevo coronavirus.

El protocolo de la Comunidad de Madrid, al que ha tenido acceso EL PAÍS y que ha sido elaborado por un grupo de geriatras basado en la ética de la medicina de catástrofes, establece que son 22 geriatras de la región los que estudiarán cada caso que se notifique de las residencias para valorar la atención hospitalaria. Se basan en los años de vida útil: son descartados de tratamiento quienes presentan demencias avanzadas, grandes dependientes y enfermos terminales.

Al menos 100 personas mayores han muerto en residencias de la Comunidad de Madrid. El daño del coronavirus en las residencias de mayores será imposible de conocer.La cifra oficial de bajas en los geriátricos será más baja de la realidad porque casi nadie está haciendo diagnósticos a los muertos.

Con información de El País

Deja un comentario

 
Top