Estas aquí
Inicio > Estatal > Mantienen cerrada la alcaldía de San Nicolás de los Ranchos

Mantienen cerrada la alcaldía de San Nicolás de los Ranchos

En el municipio de San Nicolás de los Ranchos los pobladores exigen la destitución del edil Rodolfo Meléndez Meneses, por el supuesto desvío de 47 millones de pesos que dio a conocer el regidor de Hacienda, Efrén Lozada Atenco.

Los habitantes soldaron los 3 accesos a la presidencia municipal para impedir su operación y no han llegado a una resolución del conflicto con las autoridades.

Efrén Lozada Atenco, el 23 de mayo del 2019, a través de un oficio, solicitó al tesorero Edgar Ochoa Tlatenco un informe de los ingresos y egresos del primer trimestre del año 2019. Desde esa fecha, el regidor señaló al presidente que “los números del tesorero estaban elevados”.

El día 5 de enero del 2020, Lozada Atenco en compañía de Fernando Tlapanco Santorio, director de Desarrollo social y cultural del municipio, expusieron a la prensa la denuncia en la solicitan que el edil de San Nicolás esclarezca los detalles de su administración en materia económica.

Tlapanco Santorio señaló que él, como organizador de los eventos culturales del municipio, notó que en los informes había sobrecostos.

Puso como ejemplo la Feria del chile en nogada con la que obtuvieron una derrama económica aproximada de 7 millones de pesos, cifra a la que se aumentaron 380 mil pesos”.

Los funcionarios aclararon que solo querían recibir respuestas y que se aclare la situación económica del municipio.

Respuesta del edil Rodolfo Meléndez Meneses

A través de un comunicado del ayuntamiento, el edil se defendió diciendo que las publicaciones sobre el supuesto desvío de recursos eran falsas por no contener ningún argumento legal.

Indicó que hasta el momento no había recibido alguna notificación de alguna dependencia y añadió que, además del regidor de Hacienda, ningún otro funcionario había manifestado alguna duda sobre su administración.

Inicio de las protestas ciudadanas 

El regidor de Hacienda respondió a ese comunicado diciendo: “yo, como regidor de Hacienda, me he dedicado a gestionar acciones junto a Fernando Tlapanco.

El presidente nos quitó viáticos y vales de gasolina solo por venir a trabajar al municipio, con la gente”.

“Los otros regidores son como el regidor de obras, solo se quedan esperando órdenes del presidente y no hacen nada”, añadió.

En otra reunión con habitantes del municipio se dio a conocer que la denuncia anteriormente mencionada se iba a ingresar a la Auditoría Superior del Estado y en el Congreso del Estado de Puebla, en la Comisión de trasparencia y la Comisión de gobernación.

Fernando Tlapanco argumentó que los sobrecostos eran excesivos y puso como ejemplo la construcción de baños para un kínder federal cuya inversión dada a conocer en un informe por el ayuntamiento fue de 1 millón 200 mil pesos.

Otro ejemplo fue la compra de un camión para basura cuya inversión fue de 3 millones 800 mil pesos y la cotización que realizó el funcionario indicaba que el costo de ese mismo camión fue de 1 millón 800 mil pesos.

Los ciudadanos decidieron comenzar una protesta fuera de la presidencia municipal exigiendo que el alcalde fuera destituido por el supuesto desvío de recursos y el 13 de enero tomaron la presidencia exigiendo que el edil dé una respuesta.

Ese mismo día, por la noche, soldaron los 3 accesos de la presidencia por lo que no se puede realizar ningún tipo de trámite. 

El ayuntamiento, en respuesta, el 15 de enero suspendió los servicios de agua, limpieza, seguridad y ambulancias.

Ese mismo día el edil manifestó su molestia ante la manera en la que los pobladores buscaron su atención y acusó que Fernando Tlapanco se dedicó a desinformar a la población.

El edil argumentó que con el presupuesto que tiene el municipio no se podrían robar 47 millones de pesos, pues “en ocasiones al municipio le hace falta dinero para realizar otras obras”.

El presidente convocó a una reunión el día 17 de enero, pero tuvo que ser cancelada para evitar que terminará en violencia, pues, los pobladores comenzaron una discusión que impidió que Rodolfo Meléndez diera una explicación. 

Al día de hoy la presidencia continúa cerrada y el presidente no ha podido dialogar con los manifestantes sin que inicie una riña, por lo que piden la intervención del gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, para esclarecer el conflicto que surgió tras la denuncia del regidor de hacienda. 

Con información de: e-consulta

Deja un comentario

 
Top