Estas aquí
Inicio > Lo último > Nace desconfianza hacia Eduardo Alcántara por ser operador de Fernando Manzanilla

Nace desconfianza hacia Eduardo Alcántara por ser operador de Fernando Manzanilla

Se dice que, de todos los diputados locales, el que ha iniciado la LXI legislatura local con el pie izquierdo es el coordinador de la fracción del PAN, Eduardo Alcántara Montiel, quien no logró concretar el proyecto de convertirse no solo en la cabeza de grupo parlamentario del albiazul, sino en líder político y gestor entre los nuevos alcaldes emanados del Partido Acción Nacional.

Con el aval de la presidenta estatal del partido, Genoveva Huerta Villegas, se planteó que Eduardo Alcántara, quien es su incondicional, no va a limitar su trabajo político únicamente a las tareas legislativas, tal como lo han hecho los últimos coordinadores parlamentarios del albiazul.

Al parecer, Alcántara desplegó un ofrecimiento entre la mayor parte de los próximos ediles panistas –que rendirán protesta el 15 de octubre— de convertirse en una especie de facilitador, en un gestor, en la relación de los ayuntamientos albiazules con el gobierno del estado de Puebla, la Presidencia de la República y el Congreso local.

Es decir, se planteó que Alcántara sería quien pudiera abrir la puerta de la 4T para los gobiernos municipales surgidos del partido de derecha.

Por lo menos esa propuesta se habría presentado con los futuros alcaldes que se identifican con Genoveva Huerta Villegas, quien como dirigente del partido enfrenta el distanciamiento de varios de los ediles electos, como son los casos de Eduardo Rivera Pérez y Edmundo Tlatehui Persino de Puebla y San Andrés Cholula, respectivamente.

Se les habría explicado a los nuevos ediles que Alcántara ha ido tejiendo puentes de comunicación con el gobierno estatal y federal, así como con grupos parlamentarios locales y federales de la 4T, que servirían para destrabar conflictos, trámites, gestiones y asuntos presupuestales a favor de los ayuntamientos albiazules.

Más allá de la propuesta, queda claro que es un esquema mediante el cual se buscaría que, se reelija o no como dirigente del PAN, el grupo político de Genoveva Huerta garantice tener una importante incidencia en el desarrollo de las administraciones municipales que fungirán en el trienio que está por iniciar.

La propuesta no parecía mala. Sobre todo porque Eduardo Alcántara es un político que se destaca por ser metódico, disciplinado, serio y estudioso del ejercicio de la administración pública.

Y además, tiene una larga trayectoria como asesor legislador, regidor, funcionario municipal y como dirigente partidista.

El problema con el que ha chocado Alcántara es que nadie duda de su capacidad técnica, pero si desconfían de su lealtad política, que todo mundo sabe que no está adentro de las filas del PAN.

Mucho lo ven con muncha desconfianza, como es el caso de Paola Angón, edil electa de San Pedro Cholula, debido a que Alcántara Montiel y Huerta Villegas son parte del proyecto político del ex morenovallista Fernando Manzanilla Prieto.

Todo saben en el PAN que todos los logros que buscan alcanzar el binomio Alcántara y Huerta Villegas es para abonar en beneficio de los intereses de Fernando Manzanilla Prieto, quien aspira a ser un importante jugador en el proceso de sucesión de la gubernatura de Puebla.

Manzanilla estaría trabajando un acercamiento con algunos sectores del PAN, del PRD, de Movimiento Ciudadano y del PRI, bajo la idea de construir una coalición opositora a la 4T en el año 2024.

Algo parecido a la coalición Compromiso por Puebla que entre los años 2009 y 2010 edificó Rafael Moreno Valle Rosas para ganar la gubernatura de la entidad.

Y ese proyecto genera desconcierto, desconfianza, rechazo, por parte de muchos panistas por la amarga experiencia que significó el surgimiento del gobierno panista de Moreno Valle, pero sin panistas o con muy pocos integrantes del albiazul.

O que muchos panistas fueron perseguidos, excluidos o ninguneados durante el morenovallismo.

Es una experiencia que no quieren repetir.

Por eso muchos alcaldes electos no han aceptado el papel de Alcántara como futuro gestor.

Con información de la Jornada de Oriente

Top