Las bolsas del mundo tuvieron una fuerte caída este lunes, debido a que el temor a un contagio internacional ante el posible colapso del segundo promotor inmobiliario chino Evergrande, provocó una venta generalizada de acciones.

En Wall Street, los 11 sectores del S&P 500 bajaron, siendo el más sensible el energético.

En Nueva York se sumó el hecho de que los inversionistas se mostraban nerviosos antes de la reunión de política monetaria de la Reserva Federal de esta semana.

El Promedio Industrial Dow Jones cayó 1.78%, para llegar a 33,970.47 unidades, mientras que el S&P 500 perdió 1.70%, a 4,357.73 enteros. El índice NASDAQ Composite, de gran peso tecnológico, cayó 2.19%, a 14,713.90 puntos.

Analistas bursátiles explicaron que aún hay mucha especulación en cuanto a las acciones que tomarán las autoridades chinas, las cuales ya contactaron a un grupo de asesores y se espera que antes del miércoles haya más información al respecto.

Entre las bolsas con mayores pérdidas se encuentran el Merval de Argentina, con una caída de 6.21%, el Hang Seng de Hong Kong 3.30%, el Bovespa de Brasil que cayó 2.33%, mientras que en Europa y en Europa el DAX de Alemania bajó 2.31 por ciento.

El mercado bursátil mexicano no se libró del efecto dominó. El principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), el IPC perdió 1.46% llegando a 50,557.65 unidades, y el FTSE-BIVA, de la Bolsa Institucional de Valores (BIVA) perdió 1.45% a 1,042.31 enteros.

En las primeras operaciones del martes en Asia, la Bolsa de Hong Kong, el Hang Seng perdía 0.69%, mientras que el índice Nikkei de Tokio caía 2.01 por ciento.

Analistas del banco de inversión suizo, UBS, dijeron que hay tres canales de contagio al mercado global por parte de Evergrande. El primero es que si los inversionistas recuperan una proporción muy baja sobre el valor nominal de los bonos de la empresa, podría haber una pérdida de confianza en todo el sector inmobiliario y en el mercado offshore asiático.

El segundo es un potencial efecto dominó que lleve a la bancarrota a bancos y otras instituciones con exposición a Evergrande.

En el caso de que las autoridades chinas no rescaten a la empresa y se llegue a la liquidación de Evergrande, las calificadoras tendrían que recalibrar su metodología y retirar muchas mejoras de calificación y asunciones de apoyo del Estado chino en sectores ajenos al inmobiliario, tanto en el mercado offshore como el local.

Es normal la volatilidad

Juan Rich, director de Análisis y Estrategia en Banco Ve por Más (BX+) dijo en entrevista, que “cuando una empresa del tamaño de Evergrande entra en estrés financiero, los mercados en automático tienen un aumento en la volatilidad debido a la incertidumbre de cuáles pudieran ser las repercusiones directas que esta compañía pudiera generar, más las afectaciones a los empleados y proveedores, así como la demanda de algunos productos o servicios”.

Las acciones de Evergrande terminaron el lunes con una caída en la Bolsa de Hong Kong de 10.24%, cotizando en un nivel de 2.28 dólares de Hong Kong por papel, mientras que en la Bolsa de Nueva York (NYSE) llegó a los 8.49 dólares por acción, una disminución de 22%, una pérdida en el año de 21,385 millones de dólares, en valor de capitalización.

Heriberto Sandoval, asesor en Inversiones en Increase Kapital, comentó que “el modelo de negocio de Evergrande, así como la propia regulación, en su momento, le permitió sobreapalancarse aprovechando el crédito fácil para construir con dinero prestado (por los bancos, por sus proveedores, de sus clientes e incluso por sus empleados) edificaciones que vendía antes de estar terminadas”.

Lo anterior, también le permitió expandirse en más sectores de la economía, como el financiero, alimentos, seguros de vida, vehículos eléctricos, parques de diversión, tecnología, pasando incluso por el futbol.

Fuerte caída

A lo largo de del año, la compañía con sede en la provincia de Guangdong, ha caído 84.70% en la Bolsa de Hong Kong (Hang Seng) de 14.90 a 2.28 dólares de Hong Kong, una pérdida en el año de 21,385 millones de dólares, en valor de capitalización.

Este martes en las primeras horas de cotización Evergrande volvía a caer con un descenso de 5.70%, analistas comentaron que ello se debe a una mala gestión, sumada a que el sector de bienes raíces fue de los más impactados por la pandemia.

“Lo que está sucediendo es el miedo de que el tamaño de este problema de solvencia vaya más allá de la sola empresa, ya que es uno de los más grandes emisores de deuda en ese país y por ende muchos gestores de dinero cuentan con exposición”, explicó Carlos Hermosillo, especialista bursátil independiente.

Con información El Economista