Estas aquí
Inicio > Lo último > Opinión El futuro de Norma Layón. Causa y Efecto, por José Antonio de la Vega Moreno

Opinión El futuro de Norma Layón. Causa y Efecto, por José Antonio de la Vega Moreno

Para toda administración hay retos que tienen que cumplirse, objetivos que alcanzar y claro, tormentas que cruzar.

La tercera, tormentas es lo que le espera a la presidenta municipal sortear, no solo de aquí a su segundo periodo, claro, -si las autoridades tribunales electorales no dicen otra cosa- sino a lo largo de sus tres años.

Primera gran tormenta que tendrá que atravesar Norma Layón, es la de demostrar que en verdad no es una presidenta municipal reelecta espuria, que no hubo inconsistencias electorales luego de que el PREP daba otros números y amanecieron otros.

Layón tendrá que trabajar para legitimarse, ya no solo en el plano electoral, sino con su gente, con los texmeluquenses, la división existe, el municipio por un lado es aplaudida y por el otro repudiada.

Norma Layón desde su llegada como presidenta municipal de Texmelucamno ha podido entrar en sus gobernados, solo el interés es lo que acarrea unos tibios aplausos.

Otro talón de Aquiles que tendrá que enfrentar la presidenta reelecta, es  el altísimo porcentaje delincuencial que se observa en las calles de la cabecera municipal y sus Juntas Auxiliares.

A Norma Layón se le ha vinculado de manera extrema con algunos de sus funcionarios, uno de ellos, su excomisario de seguridad pública, Jorge Alberto Ramos Cruz, integrante del grupo Chiapas y presuntamente ligado a la delincuencia organizada.

La presidenta tiene que trabajar seriamente en ese sector si quiere que se le crea su combate a la inseguridad, de lo contrario, se le podría estar analizandosu comportamiento como presidenta durante la presencia de la delincuenciatexmeluquense.

El tercer pantano que debe enfrentar debe ser la plaza comercial derrumbada en pleno centro de San Martín Texmelucan.

Primer responsable, Noé Peñaloza quien edificaba en calles céntricas de este municipio un inmueble que se vino abajo y costó tres vidas.

Ese derrumbe toca directa e indirectamente a la administración de Norma Layón, quién dio los permisos para la construcción, quién extendió la licencias de uso de suelo, todo anormal, en este asunto también la administración Morenita tendrá que deslindarse cuanto antes, porque no habido castigo por las muertes ni para Peñaloza, ni para funcionarios de Layón.

En fin, que su animadversión a los texmeluquenses y su fervor por los libaneses, la rediman.

Al tiempo

Deja una respuesta

 
Top